CAP inicia venta de activos y potencia área de infraestructura para mejorar su posición financiera

Actualidad
Tipografía

CAP Infraestructura elevó su peso en el negocio del grupo, pasando de representar el 1,4% de su Ebitda a un 21% al cierre del primer trimestre.

Una serie de medidas ha tomado en el último tiempo el grupo CAP para afrontar el mal momento por el que atraviesa la industria del hierro y del acero, lo que hasta el momento le sigue permitiendo reportar números azúles.

Ahora, a la reorganización de su área de procesamiento de acero, que le permitió bajar sus gastos de administración y ventas en 18,2% en 2014, se sumó el inicio de la venta de activos asociados a su filial Cintac.

En ésta última firma explicaron que reubicaron algunas posiciones con lo cual liberaron espacios en algunas de sus instalaciones para la venta o el arriendo. Se trata específicamente de 55 mil m2 de la planta Santa Marta (Centroacero), ubicada en Maipú, donde ya cuentan con una promesa de compraventa firmada.

Además, en el caso de la planta de Varco Pruden la decisión fue habilitarla para el arriendo, mediante unaa subdivisión para oficinas y galpones, en una superficie de 36 mil m2, donde ya han cerrado algunos contratos y siguen colocando la parte aún disponible.

"Estas acciones permitirán a la compañía liberar recursos y mejorar la rentabilidad sobre sus activos", explicaron en Cintac.

En el mercado ven con buenos ojos estas acciones. Aunque aclaran que los montos comprometidos son bajos para el total del grupo, ya que las estimaciones apuntan a que la venta de la planta les dejaría unos US$ 15 millones.

Sin embargo, esto se combina con otras acciones en otras áreas del grupo. En minería, que es la principal fuente de ingresos de CAP, están apostando por un mix de productos diferente al de 2014.

"El cambio en el mix consiste en maximizar los márgenes de la canasta, priorizando los de mayor aporte", explicaron en CAP Minería.

A raíz de esto están al 100% de capacidad en la elaboración de pellets de hierro y también se han concentrado en la producción de finos magnéticos de alta calidad.

En su informe de resultados al primer trimestre, la empresa mostró una fuerte baja en su cash cost, de US$ 49,2 por tonelada al cierre de 2014 a US$ 37,8 a marzo. De todos modos, se espera que este indicador suba en las próximas mediciones, ya que la meta fijada por la firma para este ejercicio es de US$ 44 por tonelada.

Favorable sería también que para 2015 y 2016 tienen prevista una ejecución moderada de capital, distinto a lo que sucedió entre 2012 y 2014, con la construcción del proyecto minero de hierro Cerro Negro Norte.

En este ejercicio el capex no superará los US$ 150 millones y el próximo rondará los US$ 100 millones, informó la empresa.

En CAP Minería dijeron que enfrentar el bajo precio del hierro con cifras azules, ya que al primer trimestre reportaron una utilidad de US$ 7,3 millones, responde a la implementación oportuna del plan de contención de costos e incrementos de productividad, entre otros factores.

En la industria estiman que la evolución del hierro será clave. En ese sentido, se espera que este trimestre traiga cifras similares a las del primero, mientras que para la segunda mitad del año esto podría variar, si se confirman las proyecciones más pesimistas (ver recuadro). Para ese escenario, la detención temporal de la mina El Romeral podría ser una de las soluciones.

Nueva línea de negocio

El mercado celebró ayer el desempeño de CAP a marzo, ya que su acción lideró las alzas, con 5,77%, llegando a $ 2.585,20.

La gran "sorpresa" del período fue la importancia que tomó la filial CAP Infraestructura recientemente creada y que agrupa la planta desaladora, la línea de transmisión que abastece a Cerro Negro Norte y el puerto Las Losas. Ésta pasó de explicar el 1,4% del Ebitda de la empresa al 21% en el período analizado.

Otro respiro se dio en el cumplimiento de covenants, ya que con la generación de Ebitda del grupo (US$ 89 millones) están sobre lo que estimaba necesario el mercado.

Precio del hierro: las dos miradas

Dos posturas frente a la evolución del precio del hierro hay entre los analistas de commodities. La primera, optimista, apunta a que el mineral se mantendrá entre US$ 60 y US$ 65 por tonelada, luego de que en las últimas semanas registró un alza. La otra visión, pesimista, proyecta que el fenómeno es un "veranito de San Juan" y durante el segundo semestre volverá a tomar la ruta hacia la baja.

Dólares más o menos, explican expertos, pueden hacer la diferencia para la industria, porque un alza en el metal, aunque parezca marginal, podría hacer que algunas mineras menos eficientes reinicien producción, lo que nuevamente presionaría los precios.

Por ejemplo, Citi dijo que el metal caerá por debajo de US$ 50 por tonelada en algún momento durante los próximos meses. "El nivel del precio de hierro se determinará principalmente por la demanda china, la deflación de los costos mineros y el alcance del desapalancamiento de los inventarios del metal", explicaron en un informe.

En Standard & Poor's Ratings Services señalaron que el desequilibrio entre oferta y demanda podría seguir durante los próximos dos años, con precios en torno a US$ 45, US$ 50 y US$ 55 por tonelada en 2015, 2016 y 2017, respectivamente.

Fuente: Diario Financiero