Baja del cobre amenaza rentabilidad minera y nuevas obras

Actualidad
Tipografía

A los altos costos de la energía y problemas por las presiones ambientales se suma otro elemento que es la incertidumbre comercial del precio del cobre. En la industria sostienen que ahora sólo queda apelar por la eficiencia.

Una nueva punta al tridente de bajas leyes del mineral, altos costos de energía y una escasa mano de obra calificada, se suma para la minería en Chile.

Hoy la industria minera no sólo enfrenta la judicialización de proyectos por factores ambientales, sino que surge una nueva incertidumbre y esta vez proviene desde la vereda comercial: el precio del cobre.

Según el cierre de la Bolsa de Londres, el metal rojo se transó (ayer) en US$ 2,89619 la libra contado “grado A”, su nivel más bajo de los últimos 4 años y 5 meses (el 1 de julio de 2010 se cotizó en US$ 2,88213).

La caída es un golpe de lleno a las compañías mineras que trabajan con reducidos márgenes. Las firmas que se mantienen bajo estructuras de costos más altas están ahora bajo una presión mayor.

Una alta fuente ejecutiva ligada al mundo de la minería detalla a PULSO que son cinco los proyectos mineros que resultan más afectados con esta caída.

“Esos proyectos hoy están produciendo bajo el nivel de rentabilidad. Esto provocará menos incentivos en la puesta en marcha”, explica la misma fuente que solicita reserva de su identidad.

Frente a este escenario, el ex ministro de Minería, Hernán de Solminihac sostiene que si bien las empresas realizan proyecciones de largo plazo, el actual gobierno no ha ayudado a elevar la competitividad del sector.

A su juicio el Ejecutivo “ha tomado decisiones que van en la senda contraria, como el fin al DL 600. Esa es una mala noticia. Esa era una certeza que los empresarios en el extranjeros tenían en nuestro país”.

En esa senda, hoy la máxima de la industria en Chile es la eficiencia en costos de producción, elevando la tecnología en sus procesos productivos.

José Tomás Morel, gerente de estudios del Consejo Minero, sostiene que “es innegable el impacto que tiene el precio del cobre sobre la economía chilena”.

De acuerdo a un estudio reciente de economistas de la Universidad Alberto Hurtado, una caída de 2% en el precio del cobre como la observada hoy, si tuviera cierta persistencia en el tiempo, provocaría en 5 años una caída en el PIB de 0,32%. También en ese horizonte de 5 años, el consumo agregado disminuiría 0,03% y el gasto público un 0,18%. El dólar, a su vez, subiría un 0,09%.

“El resultado general más interesante de dicho estudio es que el estrecho vínculo de la industria minera con otros sectores productivos, además de la conocida relevancia en los ingresos fiscales, hace que los shocks del cobre se trasmitan en forma perceptible al resto de la economía, en magnitudes que pueden ser estimadas con relativa precisión”, precisa el analista de la gran minería.

En esa línea, el presidente de Sonami, Alberto Salas, precisa que el “10% de la producción de cobre chilena tiene costos superiores a US$ 290 c/lb, por lo que podríamos esperar que esa es la producción que se ve más afectada con el bajo precio que se observa en la actualidad”.

¿Cuáles son los trabajos que tienen que realizar las empresas para asimilar este escenario?

“Continuar perseverando en la tarea en que actualmente están abocadas, cual es recuperar la competitividad y elevar la productividad. Sin duda es el principal desafío que enfrentan las empresas en la actualidad”, responde el timonel de Sonami.

Según el presidente de la comisión de Minería del Senado, Alejandro Guiller asistimos a un declive en un tiempo mediano del fin de las materias primas y el cobre no va a ser ninguna excepción. “Hay muchos proyectos mineros que están comenzando a despedir personal o a cerrar, porque este mal ciclo de los precios internacionales se nos junta con una baja en la ley de las reservas”, acota el parlamentario.

Sin embargo, para el investigador de Cieplan, Patricio Meller la caída de los commodity por el freno a la demanda de China podría generar un efecto rebote.

“La reactivación de la economía en EEUU empujaría a todos. Entonces, no puedes con un par de datos de una semana, decir que esto cambió. Eso no se hace”, remata.

Fuente: Pulso