El positivo balance de la 62ª Convención del IIMCh

62° Convención IIMCh
Tipografía

Con gran éxito finalizó el tradicional evento organizado por el Instituto de Ingenieros de Minas de Chile que este año se realizó en Calama ante una gran convocatoria.

 

El debate de los grandes temas que preocupan a la industria minera tuvo su epicentro en Calama, ciudad que fue sede de una exitosa Convención Anual del IIMCh que arrojó un saldo más que positivo a la hora de los balances.

Sus organizadores destacaron el gran nivel técnico que se vivió en esta sexagésima segunda edición del evento, confirmando que la Convención es uno de los foros técnicos más importantes en su tipo que se realiza en el país.

El prestigio del evento también quedó reflejado en la calidad de los expositores, entre los que se encontraban altos ejecutivos de las principales compañías mineras que operan en el país y destacados representantes de la industria.

El atractivo programa, que este año estuvo centrado en los desafíos y enseñanzas de los grandes proyectos mineros, atrajo a un gran número de asistentes, los que coparon por completo la capacidad hotelera de Calama y los pasajes aéreos hacia esa ciudad.

“La decisión del directorio (del IIMCh) de traer la Convención a Calama fue acertada. Es una muestra de descentralización importante, y hace justicia con esta ciudad, ubicada en un importante distrito minero que concentra una producción significativa de cobre para el país”, destacó el gerente General de la división Chuquicamata Julio Aranis, quien encabezó la Convención como chairman de la Comisión Organizadora.

El ejecutivo, quien además es vicepresidente del Instituto, valoró que el IIMCh organizara un foro de alto nivel para debatir sobre los desafíos más importantes que debe considerar el sector para seguir desarrollando la industria en el futuro.

“Considerando la proyección actual de inversiones mineras en el país -más de US$ 67.000 millones en proyectos en diferentes etapas y estados-, el desafío es que la capacidad instalada de gestión de estos proyectos mineros sea suficiente en cantidad, calidad y oportunidad. Esta condición es crítica para la planificación de los proyectos y su administración, y fue lo que debatimos con profundidad en esta Convención”, agregó Aranis.

Por su parte, el gerente General de Minera Esperanza y chairman del Symposium Plenario, Christian Thiele, destacó la amplitud de visiones con las que se analizó el tema principal de la Convención, que incluyó a las principales compañías mineras, empresas de ingeniería, proveedores, centros de investigación e instituciones académicas.

Intensas jornadas

La Convención se realizó durante cinco intensos días (entre el 12 y el 16 de noviembre), aunque el debate técnico se concentró en las últimas tres jornadas, con sesiones plenarias y presentación de trabajos técnicos.

Los otros días estuvieron destinados a una serie de actividades complementarias, como las tradicionales visitas técnicas –que este año se realizaron con inusitada convocatoria a distintas faenas cercanas, como Minera Esperanza y el proyecto Chuqui Subterráneo-, la ceremonia inaugural, que incluyó la entrega de las distinciones anuales; y el ya clásico “Asado Minero”.

A lo anterior se sumaron otras actividades, como la cena de clausura, y el tour especialmente organizado para esposas y acompañantes.

Uno de los grandes hitos de esta versión fue la gran convocatoria que logró el evento entre los socios del Instituto, pero particularmente entre los estudiantes, los que asistieron en masa –más de 40- gracias a la tradicional invitación del Instituto, que asume los costos de transporte y hospedaje de cada uno de ellos.

“El saldo es más que positivo. Quedamos muy conformes con la organización, con la convocatoria que logramos, con la elección de la ciudad y con el aporte que creemos entregó esta Convención a la discusión de los grandes temas de la minería. Es un balance positivo, sin duda”, concluyó el presidente del IIMCh, Luis Sougarret.