Sector minero analiza relación con comunidades en 60ª Convención

60° Convención IIMCh
Tipografía

Destacados panelistas analizaron esta relación tanto desde el punto de vista de las empresas mineras como desde la mirada de las comunidades.

_________________________________________________________________________ 

 
 
 
 

Tan importante como la disponibilidad de agua o el abastecimiento energético, la minería ha centrado el debate en el último tiempo en otros temas como la relación que debe existir entre las compañías y su entorno más inmediato, como las comunidades. Y ése fue precisamente el tema que dominó la agenda de la tercera jornada de la sexagésima Convención del Instituto, que consideró a connotados panelistas para analizar esta relación desde el punto de vista de las empresas mineras y también desde la visión de la comunidad.

Uno de los casos que se analizó con mayor detención en el panel Comunidades y desarrollo de regiones mineras” fue la relación que existe actualmente entre la Minera Los Pelambres (MLP) y los habitantes de los valles aledaños a la compañía, quienes expusieron la experiencia que han vivido al tener como vecinos a una faena minera.

En este sentido, el gerente general de Pelambres, Ignacio Cruz, destacó el plan de cierre del Tranque Quillayes, que contó con una “activa participación” de la comunidad del valle alto de Salamanca, según aseguró.

Para Cruz, el trabajo con la comunidad constituye “un trabajo intenso y desafiante” por el número de comunidades que se encuentran insertas en el valle del Choapa.

“De repente es fácil hablar de la comunidad; pero son 42 comunidades. Para nosotros las comunidades urbanas tienen expectativas y necesidades distintas de las comunidades rurales. La experiencia nos ha enseñado que tenemos que estar ahí; compartiendo, escuchando y generando proyectos con cada uno de ellos”, afirmó el ejecutivo.

Por su parte, el vecino del valle del Choapa, Julio Molina, expuso este tema desde la otra vereda, desde el punto de vista de la población que debe convivir con una faena minera.

Molina destacó que la comunicación es una parte esencial para mantener las buenas relaciones con las mineras que se encuentran cercanas a localidades y centro urbanos.

“Sin duda que la buena relación con Minera Los Pelambres se basa en acuerdos que hemos llegado, principalmente referido al plan de cierre del Tranque Quillayes, que es el inicio de las comunicaciones entre la comunidad y MLP. Al sentarnos a la mesa a conversar nuestros problemas e inquietudes se han ido reestableciendo las confianzas para poder convivir y seguir desarrollando la agricultura en nuestro valle”, expresó el representante de las comunidades.

El panel también consideró la participación de otros ejecutivos como Jaime Andrade, de la empresa Lumina Copper, compañía responsable del proyecto Caserones que actualmente se encuentra en pleno desarrollo al interior de la Región de Atacama.

También intervino Sebastián Donoso, de Minera Esperanza, quien explicó los alcances del Convenio 169 de la OIT que aborda precisamente aspectos de la relación con las comunidades; y Humberto Fernandois, en representación de Codelco, quien explicó la experiencia de la empresa estatal en esta materia.

Profesionales para el futuro

Otro tema que ha preocupado al Instituto en el último tiempo al Instituto es la falta de profesionales calificados que actualmente se advierte en la industria minera local. Ello se vio reflejado en el panel “Gestión de empresas mineras” que abordó temas como la importancia del capital humano, la carencia de especialistas, y de qué forma se está enfrentando este problema.

El panel incluyó una mirada sobre la estrategia que se está siguiendo para la formación de los profesionales del futuro desde el mundo académico, y desde el punto de vista de empresas mineras e instituciones representativas como el IIMCh.

Charlas técnicas

La jornada del martes 17 de noviembre continuó con una serie de charlas técnicas que capturaron la atención de los asistentes con variados temas.

Entre las charlas destacó el modelamiento geotécnico y de la cavidad del proyecto San Antonio de Codelco; la red de hospedaje a cargo de la minera Carmen de Andacollo y una empresa especializada; el llamado “SAR” aplicado en Minera Escondida, entre otros.

Para el cierre de la jornada estaba considerada la tradicional “Cena de Gala”, en la que se distinguieron a los socios del Instituto que cumplieron 25 y 50 años de vida profesional (ver nota aparte).